domingo, 27 de enero de 2013

Co-Razones

No hace falta que me digáis eso de que perdéis la cabeza
por eso de que sus caderas...

Ya sé de sobra que tiene esa sonrisa
y esas maneras
y todo el remolino que forma en cada paso de gesto que da.

Pero además la he visto seria ser ella misma
y en serio que eso no se puede escribir en un poema.

Por eso, eso que me cuentas de que mírala cómo bebe las cervezas
y cómo se revuelve sobre las baldosas
y qué fácil parece a veces enamorarse.

Todo eso de que ella puede llegar a ser ese puto único motivo
de seguir vivo y a la mierda con la autodestrucción...

Todo eso de que los besos de ciertas bocas saben mejor es un cuento que me sé desde el día que me dio dos besos y me dijo su nombre.

Pero no sabes lo que es caer desde un precipicio y que ella aparezca de golpe y de frente
para decirte, venga, hazte un peta y me lo cuentas.

No sabes lo que es despertarte y que ella se retuerza y bostece,
luego te abrace,
y luego no sepas cómo deshacerte de todo el mundo.

Así que supondrás que yo soy el primero que entiende
el que pierdas la cabeza por sus piernas
y el sentido por sus palabras
y los huevos por un mínimo roce de mejilla.

Que las suspicacias,
los disimulos cuando su culo pasa,
las incomodidades de orgullo que pueda provocarte
son algo con lo que ya cuento.

Quiero decir que a mí de versos no me tienes que decir nada,
que hace tiempo que escribo los míos.

Que yo también la veo.
Que cuando ella cruza por debajo del cielo solo el tonto mira al cielo.

Que sé como agacha la cabeza, levanta la mirada y se muerde el labio superior.

Que conozco su voz en formato susurro
y formato gemido
y en formato secreto.

Que me sé sus cicatrices
y el sitio que la tienes que tocar en el este de su pie izquierdo para conseguir que se ría,
y me sé lo de sus rodillas
y la forma que rozar las cuerdas de una guitarra.

Que yo también he memorizado su número de teléfono
pero también el número de sus escalones
y el número de veces que afina las cuerdas antes de ahorcarse por bulerías.

Que no solo conozco su última pesadilla,
también las mil anteriores,
y yo sí que no tengo cojones a decirla que no a nada
porque tengo más deudas con su espalda
de las que nadie tendrá jamás con la luna y mira que hay tontos enamorados en este mundo.

Que sé la cara que pone cuando se deja ser completamente ella,
rendida a ese puto milagro que supone que exista.

Que la he visto volar por encima de poetas que valían mucho más que estos dedos,
y la he visto formar un charco de arena rompiendo todos los relojes que la puso el camino,
y la he visto hacerle competencia a cualquier amanecer por la ventana: no me hablen de paisajes si no han visto su cuerpo.

Que lo de "mira sí, un polvo es un polvo",
y eso del tesoro pintado de rojo sobre sus uñas
y solo los sueños pueden posarse sobre las cinco letras de su nombre.

Que te entiendo.
que yo escribo sobre lo mismo.
sobre la misma.

Que razones tenemos todos.

Pero yo
muchas más que vosotros.

Escandar Algeet

Reflexiones...

¿Por qué a todos nos meten en el mismo saco? ¿Por qué creen que al ser adolescente tienes que hacer eso? ¿Por qué piensan que sí o sí vas a hacer lo mismo? ¿Por qué todos piensan que al ser joven tienes que beber y fumar?

Yo ya estoy cansada de que me metan en el mismo saco, que si la mayoría (o eso creo) beben, no significa que lo haga yo, probar, no te voy a decir que no, pero emborracharme jamás ¿La curiosidad mató al gato no? Pues el mío está más que muerto, ya vi cómo era la cosa y sinceramente repetir ni de broma.

Ya veo hasta normal que los adolescentes beban, cosa que me tendría que parecer mal, pero es la costumbre. Mis amigos lo hacen y yo no soy quien para decirles que no lo hagan, pero eso sí cuando ellos beban yo no voy a estar ahí para presenciarlo.

Vergüenza ajena, eso es lo que siento cuando los veo bajo el efecto del alcohol, vergüenza, no sé cómo a la gente les da risa, por Dios están borrachos porque les parece divertido pero, ¿no hay otras formas de divertirse? No sé, yo me la paso bien sin beber y dejemos de lado el hecho de fumar. Hay cosas sanas y baratas que uno puede hacer, un ejemplo de lo más sencillo, perderte, perderte por donde vivas y conocer nuevos lugares.

¿Arrepentirme por haber bebido? Pues la verdad es que no, con una me bastó y sinceramente a mí no me paso nada, mejor estar normal que borracha y crear una mala impresión a alguien por eso.

Emborracharse, otra cosa que no entiendo, no soporto el hecho de que al estar en ese estado seas agradable con cualquier persona, decirle que le caes bien y cuando los ves a los días ni siquiera te dirigen la palabra ¿A quién le estás tomando el pelo? 

Frase que detesto y que me han dicho: "¡Qué bien! ¡No bebes!" La persona que me lo dijo estaba hasta no más poder y con un cubata cargado, ¿a qué juegas? ¿Estamos tontos o qué?

Botellón, no hay palabras para describirlo, bueno sólo se me ocurre una asco. Y aquí queda zanjado el tema.

Lo de fumar... Como que no quiero entrar al trapo, es un tema (para mi) más delicado y si esto ya es una reflexión me da a mí que se me va a hacer eterno.

Resumen: ni aunque me paguen repetiré la experiencia. 

Isabella
27 de Enero del 2013




lunes, 14 de enero de 2013

Preciosa, más que preciosa :')

Escucharla una y otra vez y no cansarte, esta canción, para mi, ¡lo logra!


El corría, nunca le enseñaron a andar, 
se fue tras luces pálidas. 
Ella huía de espejismos y horas de más. 
Aeropuertos. Unos vienen, otros se van, 
igual que Alicia sin ciudad. 

El valor para marcharse, 
el miedo a llegar. 

Llueve en el canal, la corriente enseña 
el camino hacia el mar. 
Todos duermen ya. 

Dejarse llevar suena demasiado bien. 
Jugar al azar, 
nunca saber dónde puedes terminar... 
O empezar. 

Un instante mientras los turistas se van. 
Un tren de madrugada 
consiguió trazar 
la frontera entre siempre o jamás. 
Llueve en el canal, la corriente enseña 
el camino hacia el mar. 
Todos duermen ya. 

Dejarse llevar suena demasiado bien. 
Jugar al azar, 
nunca saber dónde puedes terminar... 
o empezar. 

Ella duerme tras el vendaval. 
No se quitó la ropa. 
Sueña con despertar 
en otro tiempo y en otra ciudad. 

Dejarse llevar suena demasiado bien. 
Jugar al azar, 
nunca saber dónde puedes terminar... 
o empezar.


La cuenta atrás empieza~

En sólo cinco míseros meses, mi vida puede dar un giro inesperado; en sólo cinco meses, puede que nada sea lo mismo; en sólo cinco meses, no podré recorrer las calles de Madrid contigo; en sólo cinco meses, puede que mi mejor amiga se haya ido.

Pero puede que eso no pase, a lo mejor se queda aquí, total le dicen la noticia el mes que viene, pero esperanzas para que se quede hay pocas, por no decir nada. ¿Por qué la vida puede dar un giro tan inesperado? ¿No puede ir con más calma? ¿Todo tiene que suceder tan rápido? 

Se va, bueno, se va a ir y no puedo hacer nada. El sentimiento de la impotencia me recorre todo el cuerpo, me dice que me tengo que mover, me dice que tengo que hacer algo, pero, ¿cómo? Una chica de mi edad haciendo lo posible para que mi mejor amiga se quede, imposible. No es decisión mía y menos suya, por mucho que me cueste reconocer esto, debemos cumplir los que nos digan y dar nuestro brazo a torcer por mucho que no queramos.

Ya sé que todo esto suena egoísta, la que se va es ella, no yo, pero sin ella todo va a ser distinto. Mantener el contacto lo vamos a mantener, no se va a otro planeta, pero ya no podré ir a su casa, ya no podremos quedar en la puerta del colegio, ya no podremos perdernos por Madrid, ya no podremos patinar por el Retiro hasta cansarnos, ya no podré hacer muchas cosas, las cuales hacía con ella.

Pero la vida es así, ¿no? Todos los días te pone a prueba, algunas son fáciles de sortear, otras son fáciles de superar, pero algunas las tienes que tolerar. Nadie en ningún momento nos dice: "Hey, la vida es más fácil que untar pan con mantequilla". Y si te lo dicen, ten por seguro que es ¡MENTIRA! Nadie nos da un papel en el cual nos explican las normas del juego, nadie nos dice cómo debemos afrontar las decisiones, nadie nos dice nada, porque sencillamente, tenemos que aprenderlo nosotros por mucho que no queramos.

Pero hay golpes que son difíciles de superar, hay golpes que por más que intentas evitarlos te encuentran, en esos momentos tienes que reunir toda la fuerza que tengas y ser valiente, afrontarte al problema y salir ganando de esa pelea, pero cuesta y mucho.

Aunque esto sea malo, muy malo, me quedo con lo positivo, sé que tengo una amiga fantástica, una amiga la cual me apoya, me quiere, me entiende y sobre todo me comprende. Amiga se queda corto, ya es como una hermana para mí. Y aunque los km nos distancien, eso no repercutirá en nuestra amistad. 

Recordaré con felicidad la primera vez que nos conocimos, recordaré nuestras ''peleas'' estúpidas, recordaré como me sacas los colores adivinando quien me gusta, recordaré nuestras charlas interminables, recordaré TODO y seguiré escribiendo nuevos recuerdos a tu lado.

Esa chica, mi amiga, se ha ganado un hueco en mi corazón que nadie va a poder arrebatarlo nunca.

Espero que nunca se te olvide lo que te digo, espero que mis palabras te acompañen, espero que mis ''sabios'' consejos hagan que tu pasillo oscuro sea iluminado por una vela, espero que sigas siendo igual y no cambies, espero que en todo este tiempo nuestra amistad se solidifique más que nunca y espero haberte hecho derramar una sola lágrima de felicidad.

Y ya sabes que eres tú, si tú, esa chica de ojos azules, esa patinadora inexperta, esa chica de ciencias (aunque más de letras), esa chica que es el Tributo/Divergente/Nefilim la cual se llama Almudena~



Isabella 
13 de Enero del 2013