sábado, 27 de septiembre de 2014

Que uno no es de hierro.

Bueno, hoy voy a escribir sobre un tema que en particular me viene tocando las narices desde hace un tiempo. Salir con los amigos.

He de decir que me encanta quedar con ellos, charlar, reírnos, (lo que hace la gente normal), etc. Pero todo es un chasco cuando quieres organizar algo y a mi ya me lleva pasando en ocasiones repetidas. Demasiado repetidas para mi gusto.

  1. Me fastidia enormemente que alguien diga:                                                                                   -¡Venga vamos a salir!, hace mucho que no nos vemos.
    -Ok, ¿cuándo?
    -No sé... Decídelo tú.
    Si uno es tan recurrente como para decir eso, puedes planificar la salida, ¿no?
  2. Me fastidia enormemente que me digan que he organizado mal TODO porque no he puesto cómo llegar al sitio cuando había puesto la dirección. No sé, ahora todo el mundo tiene al alcance de su mano un móvil con internet. ¿Tanto cuesta buscarlo por uno mismo?
  3. Volviendo al primer punto. Yo por pendeja (porque no tengo otro nombre) de buenas organicé el cumpleaños de un amigo. Creo el grupo en whatsapp, digo el día, hora, compro el regalo... ¿Alguien contestó? No. Ni el puto cumpleañero. De hecho, la salida es hoy. Dentro de unas horas. Y aquí sigo, con el móvil a mi vera para ver si al menos tienen la decencia para avisarme que no les da la real gana de ir.
Me fastidia muchísimo que pasen estas cosas porque la gente que le pasa esto se siente igual que yo. Mal. Haces, buscas, revisas, creas, avisas y nadie te dice nada. 

Que uno no es de hierro. Y a esta que está aquí se le colmó el vaso hace ya tiempo.

Isabella.
27 de septiembre del 2014.